Jerry Goldsmith recibe una muy merecida estrella en el Paseo de la Fama

Fecha
Categoría Gente
Autor
Jerry Goldsmith

Jerry Goldsmith, la leyenda musical, finalmente recibió un reconocimiento que se merecía desde hace mucho, aunque de manera póstuma: una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Goldsmith, cuya carrera abarcó casi 50 años cubriendo TV, películas y trabajos de concierto, tristemente falleció en 2004 víctima de cáncer, tal vez nunca recibiendo el tipo de reconocimiento popular que merecía y que otros compositores como John Williams y Hans Zimmer lograron.

Fue nominado a múltiples premios y ganó alguno que otro, pero no creo que su estrella brilló de la manera que debía a pesar de trabajar en tantas  memorables películas y crear tantas piezas musicales maravillosas. A menudo su música estaba muy por encima de las películas que acompañaba.

El 9 de mayo Goldsmith recibió su propia estrella de parte de la Cámara de Comercio de Hollywood en la categoría de Grabaciones en Hollywood Boulevard número 6752. La ceremonia fue atendida por su esposa Carol, su hijo Aaron, el compositor David Newman y el canta-autor Paul Williams.

Jerry Goldsmith posthumous Star on the Walk of Fame

Nacido el 10 de febrero de 1929 en Los Angeles, California, Jerry Goldsmith comenzó tocando el piano a los seis años. Cuando tenía dieciseis e inspirado al escuchar a Miklós Rózsa decidió perseguir una carrera musical. Su primera trabajo consistió en componer para programas de radio para CBS continuando en televisión con series que incluyeron The Twilight Zone y The Man from U.N.C.L.E.

La industria del cine lo notó por primera vez por su música para Freud, y continuando con su trabajo experimental para Planet of the Apes. Con Chinatown logró no solo escribir y grabar un score completo en solo 10 día, sino componer un clásico instantáneo. En The Omen expermimentó con el uso de coros resultando en un trabajo estremecedor. Continuó experimentando esa técnica en diferentes formas con las secuelas Damien: Omen II y The Final Conflict.

Siempre buscando romper las barreras, continuó experimentando con sonidos e instrumentos y la manera en que son usados con Alien creando un sonido fuera de este mundo. Al final, su score para la película fue bastante editado y tuvo que volver a escribir partes del mismo, e incluso se usaron temas de su mismo Freud en algunas escenas a pesar de sus reclamos. A pesar de esos problemas, algo con lo que Goldsmith tendría que lidiar varias veces en su carrera, Alien se convirtió en uno de sus mejores trabajos.

Star Trek: The Motion Picture siguió, y el resultado fue score muy temático y de sonido majestuoso que rivalizaría con el trabajo de John Williams en las películas de Star Wars. Goldsmith regresaría a la franquisia cuatro veces más con Star Trek V: The Final Frontier, Star Trek: First Contact, Star Trek: Insurrection y Star Trek: Nemesis. Además escribió el tema para la serie de TV Star Trek: Voyager y su tema principal para The Motion Picture fue usado en Star Trek: The Next Generation.

En los 80 llegó Poltergeist y su primera secuela en los que combinó una canción de cuna con sonidos horroríficos. Con First Blood demostró su único estilo para la acción, al mismo tiempo introduciendo un melodramático tema para el personaje central. Regresó para componer la música para las dos primeras secuelas, Rambo: First Blood Part II y Rambo III, cada secuela con su propia música de acción y temas nuevos, aunque en Rambo III se reemplazó muchas de sus composiciones originales con música de la primera secuela.

Su talento para la comedia destacó en Gremlins para el director Joe Dante, el mismo que fue deliciosa y apropiadamente exagerado en la secuela Gremlins 2: The New Batch. Su colaboración con Dante continuría años después con Small Soldiers y Looney Tunes: Back in Action.

En los 90 nos entregó el energético Total Recall para el director Paul Verhoeven. Volvería colaborar con el realizador en el thriller erótico Basic Instinct.

En otra carrera contra el tiempo, tuvo la responsabilidad de completar un nuevo score para Air Force One en menos de dos semanas, aunque contó con la colaboración de Joel McNeely. A eso le siguió el aclamado score para L.A. Confidential, y la acción y aventura continuaron con el remake de 1999 de  The Mummy y The 13th Warrior.

Su último trabajo fue para Timeline del director Richard Donner, el que fue lastimosamente rechazado y Goldsmith terminó siendo reemplazado por Brian Tyler. Interesantemente, en su ausencia Tyler compondría la música para Rambo, la cuarta entrega de la series. Varèse Sarabande sacó a la venta el score de Timeline de manera póstuma poco después de su fallecimiento en julio de 2004.

Aún si el público en general no conoció el nombre de Jerry Goldmith, seguramente escucharon su música, y más de una década despues de su fallecimiento el continúa siendo una leyenda en la comunidad musical del cine. Cada vez que escucho su música me quedo asombrado por su talento único para crear piezas únicas y llenas de belleza en cada película que compuso, algo que no muchos compositores tienen, especialmente hoy en día. Mientras el tiempo pasa, la estrella de Jerry Goldsmith solo brillará más fuerte.